Desde hace muchos años vengo trabajando por mi cuenta, siendo de alguna manera mi propio jefe, cuestión que no es nada sencilla, pero tampoco es imposible, solo se trata de ponerse las metas y objetivos claros para saber hacia dónde queremos ir y después hacer foco, para ser consistentes con uno mismo y llegar al lugar al que nos proponemos, sin abandonar estos proyectos en medio de la ejecución y sin llegar a completarlos.

Ideas hay muchas, el problema es lograr elegir una y hacerla. Pero además es muy importante saber que si la vamos a hacer, tenemos que hacerla bien, o lo mejor posible. Cuestión que nos suele bloquear al empezar, porque queremos tener una idea perfecta, saber cómo vamos a hacerla y estar seguros de que va a ser exitosa, antes de empezar, pero esto, si lo pensamos objetivamente un segundo, es lógicamente imposible.

Quedarse pensando eternamente en una idea o analizando muchas y nunca empezar con el desarrollo de ninguna de ellas es consecuencia de lo que se llama «parálisis por análisis» y evidentemente es un mal que aqueja a muchos, o tal vez podemos decir, a la mayoría de emprendedores o personas que quieren iniciar un proyecto fuera del trabajo actual, independizarse y emprender por su cuenta.

No existe la idea perfecta y tampoco el momento oportuno, siempre va a ser muy difícil estar motivado y lograr los objetivos planteados, hay una incertidumbre constante cuando se emprende y no hay garantías, nadie te regala nada, en general solo te dan acceso a sus versiones «freemiun» que brindan un servicio gratuito y limitado, pero que a veces te permitirá probar que es posible empezar.

Respecto de esto, puedo ofrecer a los lectores un sitio gratis en mi servidor con solo completarse los datos solicitados en pendziuch.com/registro y de ahí obtener uno implementado bajo un subdominio, que después puede configurarse, para que se redireccionen dominios propios y empezar a escalar el proyecto, pero para eso es recomendable iniciar con lo mínimo.

Qué es lo mínimo? Tal vez un BLOG como éste, en donde se puedan empezar a escribir las ideas que vamos analizando, empezar a plasmarlas, porque sin escribirlas, nunca se puede hacer que otros las entiendan y si otros no las pueden entender, entonces nadie va a terminar usando nuestro producto o servicio. Hay que empezar formulando el proyecto, al menos como un boceto, para ir mejorando la idea.

Se suele hablar de diferentes metodologías para lograrlo, se puede indagar en google y leer información sobre Lean Startup, Business Model Canvas o Lienzo de Modelo de Negocio, conceptos como MVP que puede ser Minimum Viable Product o también en ciertas ocasiones, Minimum Viable Project, lo que significa Producto Viable Mínimo o también a veces un Proyecto Viable Mínimo o idea.

Cualquiera de estas metodologías es útil para visualizar la factibilidad de nuestras ideas, primero analizando los pro y contras que puede tener, estudiando el mercado objetivo, midiendo el alcance y escalabilidad global que el proyecto puede llegar a tener, porque realmente hay posibilidades infinitas de llegar al mundo entero con las tecnologías disponibles actualmente.

Esta nota fue inspirada en base a los conceptos vertidos en un post publicado en el sitio de emprendimiento www.modoemprendedor.com/como-pasar-de-la-idea-a-la-accion-para-que-tu-empresa-sea-una-realidad y si bien hay muchos conceptos personales en la misma, recomendamos también la lectura de ésta y otras notas de ese sitio, porque suelen ser inspiracionales.